Fijó su Mirada Cálida y Penetrante sobre Mí, Nagy


Extracto del Libro autobiográfico Jesuitas y Masones, publicado en Buenos Aires en 1963 y dedicado Ad Majorem Dei Gloriam, A la Gloria del Gran Arquitecto Del Universo, que relata las experiencias en ambas Ordenes del Dr Töhötöm Nagy.

Estaba invitado a visitar a una familia de un acaudalado comerciante. A la tarde mi anfitrión, en medio de disculpas, fue a cambiarse para salir, su señora dijo simplemente, que su marido tenía reunión en la masonería todos los viernes. Por poco salté de mi asiento. Me invadió una inquietud peculiar y cuando volvió mi conocido, con una tranquilidad forzada le pregunté, si podía entrar yo también entre los masones. Si lo recomiendo yo, sí, fue la respuesta. Le pedí que intercediera por mí, cosa que hizo gustoso. Me dijo que fuera dentro de unos días a su escritorio, donde me daría un formulario que tendría que llenar y acto seguido le daría curso a mi incorporación.Así sucedió.

En su escritorio encontré a parte de él a un señor extraordinariamente simpático y serio, Francisco Camera, quien fijó su mirada cálida y al mismo tiempo penetrante sobre mí, y tuve la impresión que me atravesaba. Luego supe que era un personaje importante en Cangallo, en uno de los ciclos fue Gran Secretario. Más tarde, por una triste tragedia familiar se retiró de todo y las logias echaron mucho de menos su actuación. Ahora en este, nuestro primer encuentro nos observamos mutuamente. Tendríamos la misma edad. Me interrogó de todo y yo medía mis palabras. Llené el formulario; preguntas y respuestas que obedecían a un simple formularismo. Supe que mi logia será la Estrella de Oriente N 27: ella me va dar a luz siempre que me consideren apto. Pero antes, tenía que esperar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario